Herramientas que facilitan la comunicación

Desde hace varios años se comenta de manera más o menos repetitiva que vivimos en la era de la comunicación. En verdad, vivimos una época en la que comunicarse con otras personas es realmente fácil. Ya sean amigos, conocidos, clientes, proveedores, etc, mandar un mensaje a otro interlocutor es muy fácil. Son tantas las herramientas de comunicación de las que disponemos que incluso es probable que no estemos utilizando todo el potencial del que disponemos.

Existen herramientas de comunicación de reciente aparición, como los mensajes de Whatsapp o Telegram, que siguen conviviendo con otras herramientas más antiguas como puedan ser las llamadas de teléfono o el editor de newsletters.

Distintas herramientas que facilitan la comunicación

Existen muchas herramientas de comunicación y si queremos utilizarlas correctamente deberemos tener en cuenta que no todas las herramientas valen para todos los momentos o para todas las personas. Para unas situaciones será más indicado realizar una llamada telefónica, para otra lo mejor seré envíar un correo electrónico, etc.

La comunicación comercial, entre el correo y el teléfono

Si nos centramos en una comunicación EaC (Empresa a cliente) lo más habitual es que se utilicen básicamente dos herramientas de comunicación, el teléfono y el correo electrónico. El teléfono permite una comunicación más rápida pero a cambio puede ser considerado como un medio más invasivo. En algunas situaciones es mejor utilizar un correo electrónico que una llamada de teléfono y, por supuesto, mucho mejor que un mensaje de Whatasapp o de Telegram.

El correo puede ser utilizado también, si la persona nos da su permiso, para envíar newsletters con ofertas, promociones, trucos, mensajes de nuevos productos, etc. Esta forma de envíar correos, si está bien realizada, puede aportar un gran retorno, pues se suele tratar de personas con un gran interés por los mensajes que se les va a envíar.

El correo también da muy buen resultado si se utiliza como un respaldo de una conversación telefónica mantenida. Por ejemplo, si se ha llegado a un acuerdo con un cliente o proveedor a través del teléfono es correcto envíar un correo a esa misma persona para poner por escrito los puntos acordados y reducir de esta manera los posibles errores de entendimiento.

La utilización de mensajes como Whatsapp o Telegram debe quedar restringida a situaciones muy concretas y en las que el cliente (o la empresa) hayan dado el consentimiento para recibir ese tipo de mensajes. Los mensajes de este tipo pueden ser considerados incluso más invasivos que las llamadas telefónicas.

La comunicación personal, la mensajería es la reina

Si nos centramos en los tipos de comunicación personal la situación cambia. En este caso la mensajería instantánea es la preferida, dejando los mensajes de correo casi sin uso. Desde la aparición de los SMS o mensajes de texto las personas comenzaron a mandarse este tipo de mensajes y dejaron de lado las llamadas de teléfono. Una razón para este cambio fue el coste económico de mandar un mensaje y de realizar una llamada.

Con la aparición de las tarifas de datos y aplicaciones como las antes mencionadas, el envío de mensajes instantáneos se hizo todavía más popular, relegando a las llamadas telefónicas para momentos importantes o que necesiten de una confirmación rápida.