Una segunda línea en el móvil


A estas alturas todos conocemos ya las ventajas de los teléfonos dual SIM. En un mismo teléfono se pueden utilizar dos tarjetas SIM diferentes, por lo que no es necesario utilizar dos teléfonos para tener las dos tarjetas activas. Esta innovación solucionó muchos problemas, sobre todo a aquellos que por cuestiones profesionales debían llevar siempre encima un teléfono profesional. Este problema lo tenían tanto empleados como autónomos.

Llevar dos teléfonos encima es muy molesto, así que estos teléfonos dual SIM se hicieron populares muy rápidamente. Ya era posible tener el teléfono profesional y el particular en el mismo terminal. Un peso menos que cargar. El funcionamiento de un teléfono dual SIM es muy sencillo y para realizar una llamada se puede utilizar uno u otro número con total facilidad.

Alternativas al dual SIM, la segunda línea

Sin embargo, la utilización de un terminal dual SIM también plantea algunos inconvenientes, inconvenientes que el uso de un número virtual mediante una segunda línea soluciona. ¿Qué inconvenientes tiene la utilización de un dual SIM?

Para tener una dual SIM tenemos que tener otra tarjeta SIM, esto es algo obvio 😉 Tener otra tarjeta SIM supone tener otro consumo mínimo, otro contrato, otra tarjeta física que insertar en el terminal. Este detalle de la tarjeta física es más importante de lo que parece, pues ya nos estamos limitando a la hora de comprar otro teléfono nuevo. Por fuerza tenemos que usar uno que tenga dos ranuras para dual SIM.

Además, ahora con la aparición de las micro SIM y de las nano SIM, no sólo tenemos que tener dos ranuras, sino que tenemos que tener una ranura del tamaño de nuestra SIM. Para adaptar la SIM a la nueva ranura podemos usar un adaptador o una nueva SIM más pequeña, pero si no tenemos una ya tendremos que solicitar una nueva o que nos la clonen. No son molestias exageradamente grandes, pero sí pueden suponer contratiempos no previstos.

Todos estos inconvenientes se solucionan con un número privado virtual de una segunda línea. Con una segunda línea no tenemos otra tarjeta SIM, tan sólo tenemos otro número. Nos olvidamos de las tarjetas y las ranuras y nos centramos en utilizar dos números. Un problema menos.

Problemas con la privacidad

Con una tarjeta dual SIM también podemos tener un problema con nuestra privacidad. Utilizando una segunda línea disponemos de un servicio totalmente anónimo. Los números virtuales los podemos activar y desactivar cuando queramos. Así, por ejemplo, si queremos realizar una compra por internet puedes activar un número virtual y al finalizar la compra, desactivarlo. De esta manera no expones tu número personal en ningún momento.

También puedes publicar tu número virtual en foros, páginas web, etc. Si publicas tu número personal esos datos quedarán ahí para mucho tiempo. Si publicas tu número virtual puedes darlo de baja cuando desees y ya borrarás ese rastro.

Números virtuales para servicios puntuales

Con la segunda línea puedes disponer de un número virtual para momentos concretos. Para un evento en concreto, para una época de tu vida puntual, lo que sea…No es necesario contar con un número de teléfono extra para toda la vida, para eso ya tienes tu número personal. Tan sólo activas un número nuevo y cuando ya no lo necesitas, lo desactivas.

Sin duda alguna, es una alternativa muy interesante. Se puede utilizar como alternativa total a los dual SIM o incluso como complemento a estos. Desde 5 € al mes se puede disponer de un número virtual, una cantidad más baja que el coste mínimo de muchas tarjetas SIM.

Otras ventajas de la segunda línea

Existen otras ventajas de un número virtual con segunda línea. Se pueden utilizar dos número de whatsapp con el mismo terminal, algo que con las tarjetas SIM no se puede realizar. Es más seguro para los menores, etc.

 

Derechos de imagen: PublicDomainPictures

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *